Cómo afecta el coronavirus a la Agenda 2030

El coronavirus lo ha cambiado todo. Es por ello, que muchas personas empiezan a preguntarse cómo afecta el coronavirus a la Agenda 2030.

Estamos a falta de una década para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible indicados. Una agenda ambiciosa en los sentidos políticos, económicos y sociales, para tener un mundo mejor para todos. Una Agenda 2030 global. Pero, ¿qué pasará ahora tras lo ocurrido con el coronavirus? ¿Cómo nos afecta esta pandemia?

Coronavirus y Agenda 2030: cómo afecta

Sabemos que contra esta pandemia luchamos todos juntos. Solo se puede controlar y reducir si existe una globalización, si estamos todos unidos, dado que afecta a todos los sectores de la sociedad en el mundo.

Por lo tanto, es importante seguir una estrategia global que nos permita prevenir infecciones, salvar vidas y minimizar el impacto que tendrá esta pandemia en el mundo.

Si hablamos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030, tenemos ante nosotros una hoja de ruta que nos permite enfrentar los desafíos mundiales como esta crisis derivada del coronavirus; a la vez que se mantiene un equilibrio entre la protección de los derechos, el medio ambiente y el desarrollo económico.

Hay que tener en cuenta también, que el coronavirus está teniendo un gran impacto en países avanzados industrialmente como puede ser Alemania, Japón o España; con instituciones públicas fuertes. Lo que preocupa y mucho, es lo que pasará cuando el virus llegue a países débiles. Como cuando llegó el Ébola a Nigeria o Guinea. Debemos pensar en todos y es algo que también nos preocupa.

Y dado que una de las principales medidas pasa por maximizar la higiene y que las personas se laven bien las manos con agua y jabón; hay que considerar que debido al cambio climático, el agua es un bien limitado en algunos lugares. Por lo que puede ser otro de los detonantes a tener en cuenta.

Es importante luchar todos juntos y ayudarnos para que ningún país se sienta solo ni sufra las consecuencias del cambio climático, sin que los demás países le ayuden. Porque recordemos, que con el parón de la actividad económica en muchos puntos del mundo, los niveles de contaminación se han reducido.

Por ejemplo, en China han llegado a mínimos respecto a lo que solíamos ver; dado que es uno de los países que más interfieren en el cambio climático. No obstante, desde el gobierno chino afirman que tendrán que volver al uso de combustible fósil para solventar la demanda energética del país.

Así las cosas, nos está quedando un escenario bastante incierto en el que las políticas de los diferentes gobiernos (desde Ayuntamientos a organismos internacionales) serán decisivas a corto, medio y largo plazo para hacer frente a la amenaza del virus y a la emergencia climática.