Cada vez son más las personas que muestran preocupación por el cuidado del medio ambiente. Es por ello, que a medida que contratan ciertos servicios a empresas o adquieren sus productos, miran que sean sostenibles. ¿Qué beneficios le reporta a una empresa invertir en sostenibilidad?

 

Beneficios de las empresas sostenibles

 

Papeles, vasos de plástico, envases de comida, luces encendidas las 24 horas… aunque para la mayor parte de la población es lo normal, esto empieza a estar cambiando al tener en cuenta la tendencia eco-friendly.

 

Este impacto social positivo resulta muy beneficioso para las empresas, no solo para el medio ambiente, sino que mejora la reputación e imagen de marca, así como la satisfacción de sus trabajadores y su compromiso con la empresa.

 

Las empresas amigables con el medio ambiente a menudo cuidan hasta el más mínimo detalle para reducir su impacto en el planeta, cuidando los procesos de fabricación, los materiales que utilizan y también seleccionar bien a sus proveedores, para asegurarse que son eco.

 

El hacer bien las cosas se traduce en una sostenibilidad económica, social y medioambiental. Características que cada vez más usuarios buscan en los negocios y que también más empresas, sobre todo startups, empiezan a adquirir.

 

Este pequeño gesto puede incrementar notablemente la productividad de la empresa, debido a una mejor respuesta ante clientes y consumidores del producto. Como también mejora en la rentabilidad de la misma, dado que se consiguen sacar más beneficios y se hace el trabajo de forma más responsable.

 

Es también visto como un valor añadido para la empresa, para ir un paso por delante respecto a la competencia, por lo que es imprescindible aplicarlo.

 

Además, a los propios trabajadores, que son el motor de la empresa, les interesa con cada vez más frecuencia que su compañía sea sostenible y, a la hora de buscar trabajo, es una característica que tienen en cuenta. Porque es sinónimo de seguridad, de cuidado, de que las personas les importan.

 

También no podemos obviar el auge de las empresas sostenibles. Están de moda. Entre los millennials, el 70% de los encuestados asegura que sus empresas solo se preocupan por las finanzas, no por el impacto social. Algo que detallan como negativo. Pero sí se está viendo una tendencia favorable en el sentido de que cada vez más empresas se comportan de forma ética.

 

Nuestro consejo, es que inviertas en ser una empresa más sostenible. Puedes empezar promoviendo las tres r, reciclar, reutilizar y reducir; ajustar el consumo energético de tu empresa o realizar acciones sociales.

Entradas recientes

No comment yet, add your voice below!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *