Limitar la entrada al Mont Blanc: la apuesta de Macron

Emmanuel Macron, presidente de Francia, acaba de anunciar una medida que ha sentado bien a unos y mal a otros.

Con el fin de proteger el medio ambiente, quiere limitar la entrada al Mont Blanc. ¿Promesa electoralista o realidad?

Macron quiere limitar la entrada a Mont Blanc

A falta de un mes para las elecciones municipales, 2 de cada 3 franceses creen que Macron no está preocupado por el medio ambiente y de que se trata de una mera campaña electoral. Sin embargo, parece querer sacarlo adelante.

En primer lugar, el presidente francés anunció crear una Oficina Francesa de la Biodiversidad (OFB) en las proximidades de Mont Blanc, un lugar muy afectado por el cambio climático donde el grosor de los glaciares se ha visto reducido.

A Mont Blanc cada año van unos 20.000 alpinistas. Este mar de hielo recibe todos los años visitas pero lo cierto es que pierde 3 metros de espesor de media al año. Lo cual es muy preocupante y hay que tomar serias medidas.

Con el objetivo de hacer algo, Macrón ha afirmado que su Gobierno creará en los 2 años siguientes, un total de 20 nuevas reservas nacionales y 4 parques naturales. Con todo esto, Francia tendrá 250.000 hectáreas suplementarias protegidas.

El presidente también ha asegurado que la revolución ecológica debe ir de la mano del crecimiento económico, para que no lo frene.

Lo que está claro, es que aunque es una necesidad, siembra un interesante cambio en su discurso, ya que hasta ahora no había mostrado su faceta ecologista. Debido a esto, muchos ecologistas lo han criticado.

Los Verdes ya dieron la sorpresa en las europeas del pasado año, siendo la tercera fuerza más votada, después de la ultraderecha y el partido de Macron. Por tanto, el presidente francés podría buscar el voto de los ecologistas con esta serie de medidas.

Asimismo, los ecologistas le acusan de apostar por políticas que no se corresponden con la ambición medioambiental que necesita Francia. Recordemos, que emite la misma cantidad de CO2 que en el año 2015, unos 450 millones de toneladas y debe bajar 100 antes de 2050.

> Una forma de garantizar su perpetuidad

Con el paso del tiempo, vemos cómo se opta por vetar el acceso masivo de las personas a entornos naturales para que así queden para siempre, para que sean eternos y no se pierdan. Es una forma de apostar por el ecoturismo.

¿Crees que lo veremos en España?